Palabras que encauzan el cuerpo: Krafft-Ebnig 
 

Por Amanda Rodríguez Vargas 

Los filósofos posestructuralistas han identificado el cuerpo como significados, recurriendo a Simone Beauvoir, el cuerpo de la mujer es inmanencia: “Al hablar  de cuerpo hablamos de lo irracional, lo instintivo, de los vínculos originarios y primitivos… Y esto es posible a partir del cuerpo mismo como construcción, como actos de significación en la superficie del cuerpo (Posada, 2015, p116)”. Si el cuerpo es construcción y discurso, significa que los discursos no escuchados albergan los cuerpos olvidados y que los cuerpos rectos son encauzados son discursos escuchados. Encontramos una larga tradición con etiquetas científicas, médicas, culturales, políticas, etc. enfocada en limitar que solo existen cuerpos femeninos y masculinos.

 

     Es curioso encontrar una de las primeras referencias al tema de la heterosexualidad en un libro dedicado a las ciencias forenses y jurídicas. Richard Von Krafft-Ebing, psiquiatra alemán, publicó en 1886 Psychopathia sexualis, un texto por encargo, cuyo objetivo fue abarcar las perversiones sexuales.  Kraff-Ebing con el estandarte del poder médico, fue el encargado en su época de alimentar con criterios psiquiátricos el saber científico y legal para determinar cuáles expresiones sexuales podían ser catalogadas como desorden o perversiones. Su trabajo, en vocabulario foucaultiano, representó el poder científico detrás del encauzamiento de los cuerpos como un gran discurso organizador de cómo debe entenderse el cuerpo correcto.

   

     Es necesario notar que dentro del mar de actitudes sexuales catalogadas como perversiones, impulsos fetichistas, parafilias etc. que Kraff-Ebning describe, el paradigma de la normalidad recae en las conductas exclusivamente heterosexuales.  Para el investigador Ambrosino Brandon (2017), la línea de pensamiento utilizada por Krafft-Ebing y su opción por la heterosexualidad, sigue una lógica utilitaria binaria, donde se refiere a las relaciones que favorezcan la reproducción de la especie.

Clemens Ziegler Le combat de l'âme dans le corps d'une femme (1532)

Clemens Ziegler Le combat de l´ame dans le corps d´une femme (1532)

 

     Al adentrarse al  texto Psychopathia sexualis es posible notar una perspectiva religiosa. A pesar de tratarse de un libro forense, su introducción es sobre la historia del cristianismo. En tanto se considera el cristianismo como un impulso de una moralidad sexual civilizatoria:

     El cristianismo dio el impulso más poderoso a la elevación moral de las relaciones           sexuales, al hacer llover a la mujer a la igualdad social con el hombre y elevar el               vínculo de amor entre el hombre y la mujer a una institución moral religiosa.                     (Krafft-Ebnig, 1894, p3) 

 

     El argumento de Ebbing, a grandes rasgos, se refiere a que, en contraposición a otras culturas, el cristianismo impulsa la fidelidad, la reproducción y posiciona a la mujer en un lugar de igualdad con el hombre. Esto sería clave para el desarrollo civilizatorio y una expresión de cómo el cristianismo, por medio de una moral sexual, contribuye al progreso de la civilización. Kraff-Ebning fue hijo de su época, pero es necesario resaltar que en sus páginas se construye, desde una perspectiva que pretende ser legal, médica, científica y objetiva, una sexualidad con rasgos machistas, racistas, cristiano-céntricos como fundamentos de una sociedad heteronormativa.

 

     Un segundo rasgo interesante,  en que el texto de Kraff-Ebning, es un ejemplo de cómo nuestro entendimiento de la sexualidad, el cuerpo y las perversiones son culturales. Tercero es necesario recordar que este tratado forense-legal tiene como hipótesis que la heterosexualidad es un punto alto de la civilización cristiana, lo cual es interpretado como un rasgo deseado en el proceso civilizatorio, esto se traduce en una aspiración colonial que indica que en el sentido de lograr ser civilizado se debe naturalizar e imponer una sociedad heteronormativa. El encauzamiento de los cuerpos crea la ilusión de una naturaleza inalterable donde existía solo una sexualidad, dos sexos, raza y una divinidad.

Ambrosino  B (2017)  Como foi criada a heterossexualidade como a conhecemos hoje. En: BBCFuture-News-Brasil, Disponible: https://www.bbc.com/portug uese/vert-fut

Posada K (2015) Las mujeres son cuerpos: reflexiones feministas. Investigaciones feministas. (6) 108-122.

Krafft-Ebing (1886) Psychopathia sexualis. Forgotten Books: Estados Unidos Disponible en https://ia801603.us.archive.org/0/items/PsychopathiaSexualis1000006945/Psychopathia_Sexualis_1000006945.pdf

 

Amanda Rodríguez Vargas 

Graduada en Filosofía con énfasis en Ciencias Sociales y Máster en Estudios Sociorreligiosos, Géneros y Diversidades ambos títulos obtenidos en la Universidad Nacional de Costa Rica.  Pertenece a la Colectiva de Pensamiento Decolonial Sementera. Actualmente imparte lecciones de Filosofía y Ética para el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica.